Tratamiento de otitis externa canina

Tratamiento de la otitis externa canina

La otitis externa en perros supone hasta el 20% de las consultas veterinarias habituales. Aunque no siempre que diagnosticamos este tipo de patologías el paciente es traído a consulta por dolor de oídos, sino que son hallazgos incidentales.

Siempre que pasamos consulta veterinaria debemos examinar el oído, porque muchas veces los perros no muestran clínica pero sí tenemos patologías que debemos tratar antes de que se agraven.

¿Qué debemos hacer en una consulta por dolor de oídos?

  1. Elaborar una buena historia clínica: siempre insistimos con lo mismo, y es que  una buena historia clínica puede ayudarnos mucho en el diagnóstico. El propietario necesita que le preguntemos sobre los signos clínicos que observa, desde cuándo lo hace, si existen antecedentes, el estilo de vida que llevan propietario y mascota, tratamientos anteriores, etc.
  2. Exploración otoscópica: En ciertas ocasiones se requirá sedar al animal para poder realizar una adecuada exploración.
  3. Citología de ambos oídos: podemos realizar una citología de ambos oídos, aunque sólo esté afectado uno de ellos, así detectaremos la presencia de bacterias, malassezia, parásitos o células inflamatorias.
  4. Explicación al propietario: en mi experiencia, veo que es muy importante explicarle al propietario de forma sencilla qué es lo que ocurre, cómo vamos a conseguir diagnosticarlo y qué situaciones pueden darse.
    Es importante explicar cuál es el problema y su extensión, si hace falta, con un dibujo.
  5. ¿Tratamiento en casa? Primero en la clínica: Si vamos a proponer un tratamiento en casa, debemos limpiar el oído y administrar el tratamiento con el propietario el primer día para que aprenda cómo debe hacerlo. Recordemos que el uso de algodón queda limitado al veterinario.
  6. ¿Cada cuánto tiempo limpiamos los oídos?: debemos tratar cada caso de forma particular, y cada caso clínico conllevará unas necesidades concretas, pero podemos aproximar que una limpieza 1 o 2 veces por semana con un producto adecuado será suficiente.
  7. Eligiendo el tratamiento: lo ideal es instaurar un tratamiento tras haber realizado una citología y apoyándonos en cultivos bacterianos si hace falta. Así podemos elegir el tratamiento más adecuado para nuestro paciente.
  8. Revisiones: Este tipo de patologías en los oídos de los perros (o gatos) revisten cierta gravedad, por ello es importante concertar revisiones para monitorizar su evolución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *